Alimentación: Quiero que mi cachorro coma de todo, cómo lo hago?

por Lili en Sep 22nd, 2015

 

helados

Nuestros cachorros van creciendo y hay que hacer que la comida sea parte importante en sus vidas y no un momento aburrido, traumático, o por el contrario, que se lo quieran comer todo. Cómo lograr un buen balance en la nutrición de nuestros hijos?

Aquí les dejo algunos tips que nos pueden servir:

1. Somos nosotros quienes controlamos el abastecimiento de la casa: los padres deciden qué alimentos se compran y cuándo se sirven. Aunque es de esperar que los niños den la lata a sus papás para que les dejen comer alimentos menos nutritivos, son los adultos quienes deciden qué alimentos entran en casa. Los niños no se quedarán con hambre porque en su casa no hay lo que más les gustaría comer. Comerán lo que haya en la cocina y en el refrigerador y depende de nosotros entregarles cosas nutritivas.

2. De los alimentos que le des a tu hijo, déjalo elegir lo que quiere comer o si quiere comer. Los niños también deben tener voz y voto en el asunto. De la selección de alimentos que le ofrezcas a tu hijo, déjale elegir lo que quiera comer y la cantidad que quiera comer. Tal vez parezca que esto es darle demasiada libertad, pero si los hacemos participar ellos se sentirán más a gusto y comer no se convertirá en una guerra.

3. Olvidarse del clásico dicho “deja el plato limpio”. Dejemos que los niños terminen de comer cuando sacien su apetito. Muchos de nosotros que ahora somos papás crecimos con este dicho famoso de dejar el plato limpio, pero este enfoque no ayuda a los niños a escuchar a su cuerpo para saber cuándo han comido suficiente. Si un niño aprende a reconocer la sensación de saciedad y a reaccionar en consonancia, es menos probable que coma más de lo que debería.

4. Empiece pronto. Las preferencias alimentarias se adquieren muy pronto en la vida, de modo que debemos ofrecerle a nuestros cachorros desde ya un amplio abanico de alimentos. Los gustos y los desagrados relacionados con la alimentación se empiezan a desarrollar durante la lactancia. Así mismo, es posible que necesite probar varias veces un alimento antes de que lo acepte. No lo fuerces a comer, sólo ofrécele unos pocos bocados del alimento que desea introducir en su dieta.

5. Salir de la rutina del típico menú infantil:
 Cuando salgan a comer fuera de casa, deja que tu hijo pruebe platos nuevos y no le pidas el clásico menú de niños que es croquetas de pollo con papas fritas. Tal vez te sorprenda su deseo de experimentar. Puedes empezar dándole de probar un poquito de lo que tú has pedido o pedirle una ración más chica de algún plato que le guste para que lo pruebe.

6. Las calorías de las bebidas también cuentan. Los refrescos con gas y otras bebidas azucaradas suman calorías y se interponen en el camino de la alimentación saludable. El agua y la leche son las mejores bebidas para los niños. El jugo está bien cuando es al 100%, aunque los niños no necesitan tomar mucho jugo. Con 115 a 170 ml diarios basta para un preescolar.

7. Poner los dulces en un buen lugar; Está bien comer dulces de vez en cuando, pero no conviertas el postre en el plato más deseado de las comidas. Cuando el postre se convierte en el premio por haberse comido bien la comida, es normal que los niños le den más valor al pastelito que al brócoli. Intenta mantener una actitud neutra hacia los alimentos.

8. No confundir la comida con el cariño. Encuentra mejores formas de decir “Te quiero”. Cuando se utiliza la comida para recompensar a los niños y/o para mostrarles afecto, los niños pueden empezar a utilizarla como mecanismo para afrontar el estrés u otras emociones negativas. En vez de recompensarlos con tus manjares preferidos, abrázalo, elógialo y préstale atención.

9. Los niños hacen lo que hacen sus padres.
 Sean un buen ejemplo para sus hijos comiendo de forma saludable. La mejor forma de enseñarles buenos hábitos alimentarios a los niños es comiendo bien. Ingerir colaciones nutritivas, sentarse en la mesa y no se saltarse comidas.

10. Limita el tiempo de televisión y computador. De este modo, evitarás que tu hijo coma mecánicamente mientras está delante de una pantalla y fomentará en él la actividad física.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: