Dar papa con el refrigerador con candado y morir en el intento

por Lili en Sep 28th, 2011

Este post se lo dedico a mi amiga Trini Mena que acaba de ser mamá de un gordito delicioso llamado Iñigo José. Leyendo su twitter donde decía que se había comido sola una caja de chocolates  Bozzo, recordé ese período de lactancia en el que uno come por cinco literalmente. Y es cierto, nada que hacer con el tema de la lactancia y la comida, son una mezcla perfecta, mientras uno está alimentando a su cachorro quema aproximadamente 500 calorías diarias, es como correr una maratón sin movernos de nuestro escritorio, lo que provoca que sintamos un vacío permanente en nuestro estómago.

Este período puede llegar a durar hasta más de un año en algunas mamás,  por esa razón debemos alimentarnos bien, ya que nosotras le traspasamos a nuestros hijos todos los nutrientes, defensas y hasta la grasita que comemos, que es su principal fuente de energía. Además la secresión de ocitocina (hormona del afecto y del bienestar) que se produce durante este proceso, nos ayuda a reducir depresiones post parto.

Otro punto importante también de la lactancia es que cuando amamantamos se reducen los riesgos de contraer cáncer de mama premenopausico y cáncer de ovario, por lo que es importante promover la lactancia materna exclusiva por lo menos los primeros 6 meses de vida de nuestro cachorro.

Así que les digo a todas las mamás que mas allá de lo gorditas que podamos estar por comer más de la cuenta, o lo flacas que podamos quedar porque nos absorben completitas, los nutrientes,  el afecto y  el apego entregado durante este periodo es algo impagable.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: