Dormir bien: El sueño también se educa

por Lili en Sep 29th, 2011

Cuando quedé embarazada lo primero que me dijeron fue: aprovecha de dormir, junta sueño, porque después no vas a dormir seguido nunca más. Es verdad pero ni tanto,
porque durante este primer año de mamá aprendí que el sueño también se educa.

Así como le enseñamos a nuestros hijos a comer, a gatear o dar sus primeros pasos, el
dormir bien también se educa y tiene su ciencia. Cuando Pascual tenía 3 meses me compré el libro “Duérmete Niño”, un clásico de la literatura de las primerizas, donde te explican cómo hacer dormir a tu guagua en todas sus etapas de crecimiento. Lo empecé a leer súper embalada porque me dije a mi misma: “aquí se solucionarán todos mis problemas” y terminé espantada con los casos que contaba el libro, por ejemplo el de unos papás que para hacer dormir a su guagua, salían en coche cada dos horas a pasearlo por la calle. Valorss!!!!

Probablemente cada una tiene su técnica para hacer dormir a su hijo: pasearlo en brazos, cantarle una canción, dejarlos solos en la cuna con el chupete o algún peluche, etc., pero lo importante de esto es que hagamos del dormir una rutina, ya que las guaguas aprenden de los actos repetidos en el tiempo.

Como mi gordito era un sabroso (lo es todavía) y no perdonaba la papita de las 3 am., me levantaba y trataba de engañarlo con cualquier cosa para que no pidiera la papita y tratar de que pasara de largo. Sin embargo, esa técnica no me funcionó y por más chupete, agüita, o paseos que le diera en la noche, Pascual se rajaba llorando y para no despertar a los vecinos finalmente le daba su tan anhelada papa.

Y así hasta los siete meses, que empezó a comer comida, el gordito sabroso empezó a quedar más llenito y a pasar de largo poco a poco. Uno tiene que entender que es un proceso  natural, sin embargo aquí viene lo importante: hacerles una rutina que vaya de lo más entretenido y que vaya bajando las revoluciones, cosa que cuando llegue la hora de dormir tu guagua esté lista para el sobre, literalmente.

Algunos tips:

  • El horario de las comidas es muy importante, alimentarlos cada 4 horas sin salirse del horario, permite que aprendan de actos repetidos.
  • Si le das la comida a las 7 de la tarde, después de eso juega con él, ponle música relajada y déjalo listo para disfrutar su baño.
  • Bañarlo todos los días también genera lo mismo, aunque sean dos minutos en el agua, pero que sea todos los días.
  • Luego del baño el masaje: cuando son más chicos con vaselina líquida y después con emulsionado, hacerles masajes circulares por la guatita, la espalda, los pies y las manos, hacen que ellos se relajen y además se sientan acariciados. Es un momento muy rico de contacto con ellos.
  • Finalmente llegó la hora de irse a dormir. Ponlo en su cunita con un móvil o música, solos en su pieza, le das las buenas noches y te despides de él. Lo dejas con su tutito, o peluche que los ayuda a sentirse acompañados y poco a poco deberían empezar a conciliar el sueño. Quizás van a llorar un poco y es bueno dejarlos un ratito para que también se acostumbren y no sientan que corremos a ellos al primer llanto.
  • También sirve darles la papita al momento de irse a dormir, algo calentito es ideal para relajarse aún más.

A mí esto me ha resultado perfecto, Pascualito pasa de largo desde los siete meses y yo la verdad es que debo decir que si duermo 8 horas seguidas en la noche, aunque hay días y días, como todos los tenemos. Suerte a todas y sigan su instinto!!

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: