El embarazo y la sexualidad

por Lili en Jul 6th, 2016

embarazo

Seguramente es un tema para muchas mujeres y a veces nos da pudor hablarlo. Pero es importante saber qué pasa con nuestro cuerpo cuando quedamos embarazadas y la relación sexual. Se dicen muchas cosas, que podemos perder la guagua, que es doloroso, incluso que puede causar un aborto espontáneo o adelantar el parto.

Por eso es importante informarse bien y consultarle a nuestro doctor todas las dudas que tengamos.

Alteraciones en el deseo

Por las variaciones que existen en los niveles de hormonas, el deseo sexual cambiará mucho durante el embarazo. Algunas mujeres no se sienten muy conformes con su nueva apariencia e imagen, que sumadas a las náuseas, la fatiga, la vagina hinchada, el crecimiento de los senos y del abdomen, y al papel de la nueva maternidad, influyen de manera directa en el deseo sexual.

A muchas mamás también les aumenta la libido, ya que se sienten más atractivas debido a la nueva voluptuosidad, lo que ayuda a que la intimidad ­se mantenga o mejore. Además está comprobado que el sexo durante esta época es más frecuente de lo que se cree, sobre todo en los primeros meses, por la irrigación sanguínea y la exaltación de los estrógenos.

Por otra parte, a raíz de los cambios en los genitales, muchas mujeres experimentarán una mayor satisfacción sexual, pues se incrementa la producción de secreciones y hay un mayor flujo vaginal. En caso contrario, se sugiere el uso de lubricantes, con previa autorización del ginecólogo.

Como disfrutar en pareja

  • Primer trimestre: el deseo sexual disminuye como consecuencia del cansancio, las náuseas, las molestias y los temores habituales del período.
  • Segundo trimestre: la pareja ya está más adaptada al embarazo y han desaparecido casi por completo los malestares iniciales, por lo que se puede disfrutar más.
  • Tercer trimestre: El tamaño de la guatita se interpone y es normal que disminuya la libido, pero hay posiciones que ayudan al contacto y permiten disfrutar sin problemas.

¿Qué sucede con la guagua?

Una de las grandes inquietudes que surge es pensar que se puede lastimar a la guagua, pero esto es imposible. El hijo está protegido por las membranas ovulares y el líquido amniótico y además el cuello uterino está fuertemente cerrado y sellado por un tapón mucoso, que impide la entrada de cualquier posible infección, hasta el instante que comienza el trabajo de parto. Sólo puede percibir los latidos del corazón y la respiración agitada. Además, las endorfinas liberadas relajan los músculos, disminuyen las tensiones y los dolores, y ese bienestar se transmite a la guagua.

Abstenerse si:

  • Si el embarazo es de alto riesgo y el doctor aconseja no tener sexo.
  • Si se presenta sangrado, placenta previa, rotura de bolsa, riesgo de parto prematuro, dolor intenso o calambre abdominal, amenaza de aborto o infección vaginal, entre otro.

Fuente: mamaybebe.cl

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: