Hasta siempre Tata Michel

por Lili en Oct 2nd, 2014

IMG_2035

Me siento a escribir y se me llena la cabeza de miles de recuerdos, se me aprieta el corazón y lloro. Y no sé por dónde empezar. Me acuerdo cuando nos conocimos por primera vez y tu tan amoroso y servicial me obligaste a probar las prietas en el asado que siempre te gustó preparar con tanto amor para todos. Según yo, no me gustaban, pero tú me dijiste que una vez que las probara nunca más las iba a dejar de comer, y así fue….

Siempre tan singular, con tu estilo “wild”, relajado, hippie, pero sabio, amigo, padre, suegro, hermano, esposo y gran, pero gran abuelo. Tata Michel, como te decían Pascualito y la Adelita. Que difícil ha sido todo esto, como si hubiese perdido a mi propio padre, porque la verdad eso fuiste para mi, más que un suegro, un amigo, un hombre respetable, alegre y sencillo. Nos enseñaste a querer el mar y la naturaleza y le inculcaste ese amor a los niños. Mis niños que hoy tanto te extrañan y preguntan por ti, por su tata loco, el tata que tenía la casa más bakan, con peces, perros, ranas, árboles, laguna y juguetes increíbles. Todo además hecho por ti. El Tata que los dejaba SER, ensuciarse en el barro, pintar, correr, nadar, bucear con máscara, alimentar a los peces y jugar con tus puntas de flecha.

Que difícil volver a ese lugar sin que estés tu ahí recibiéndonos con tu alegría y amor de siempre, pero como dicen, Dios vino a buscar a su soldado más valiente, al más bueno y te eligió a ti.

Sólo quiero agradecerte por todo lo que nos enseñaste y no puedo más que sentirme orgullosa de haberte conocido, de haber podido compartir contigo y que los niños te hayan tenido como Tata. Ayer les explicamos sobre tu partida, fuimos a la grutita que tienes en tu patio y les dijimos que habías ido al cielo a dormir con Jesús. Que ya no te íbamos a ver pero que siempre vas a estar acompañándonos. Pascual nos dijo: ¿Por qué se fue con Jesus?, yo no quiero, quiero ir a verlo, voy a tomar una nave y voy a ir al cielo. ¿Va a volver?, no quiero que se vaya, quiero estar con él. La Adela nos miró y dijo: ¿se fue al cielo con Jesús? Y después se puso a cantar una canción.

Quizás no entendieron mucho, pero los niños captan más de lo que creemos, así que poco a poco irán dándose cuenta de todo esto.

Gracias Tata Michel, cuídanos desde donde estés, que nosotros aquí seguiremos con tu lindo legado y recordándote siempre, porque personas como tú no se olvidan jamás.

tata bautizo

IMG_1950

tata adela

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: