La caída de los primeros dientes

por Manana en Feb 28th, 2017

pedri

Ahora que estamos volviendo a la realidad de marzo, trabajos, colegios, pagos, doctores y etcétera, también volvemos a encontrarnos con los compañeros de colegio de nuestros cachorros. Pedri pasó a kínder, y en una junta que hicimos de vuelta de vacaciones para que los niños se vieran antes de entrar al colegio, varios ya habían perdido sus primeros dientes.

Estoy segura que Pedro quiere que se le caiga un diente, me dice todo el día que tiene dos súper sueltos, a punto de caerse, pero lo cierto es que fuimos al dentista y nos dijo que no estaba tan suelto como él pensaba, porque ya lleva como dos meses diciéndonos eso y no se le ha caído!

Tratando de buscar info para estar preparada para cuando se le caiga su primer diente, leí que los 20 dientes de leche de un niño generalmente empiezan a salir entre los 4 y 7 meses de edad. Para los 3 años, casi todos los niños tienen bien instalados todos sus dientes de leche, los cuales suelen caerse en el mismo orden en que salieron, o sea, el primero en salir es el primero en caerse (buen dato, porque si bien no recordaba cuál le había salido primero, fue cosa de mirar fotos para acordarme!).

Por este motivo, los dientes del medio de la mandíbula inferior son normalmente los primeros en caerse, alrededor de los 5 años. Los dos superiores centrales serán los siguientes. Hay niños que pierden sus primeros dientes a los 4 años, mientras que otros no los pierden hasta los 7. Generalmente mientras más temprano le salieron los dientes a un niño, más pronto se le caerán.

Igual, según indican los especialistas, si a tu hijo se le empiezan a caer los dientes antes de los 4 años, es mejor acudir a su dentista para descartar que no sea por un motivo que pueda ver afectada su salud. Lo mismo si a los 7 años tu hijo aún tiene dientes de leche. Para ambos casos lo más probable es que no sea nada complicado, pero siempre es mejor asegurarse.

Cuando tu cachorro te avise que tiene un diente un poco suelto, anímalo a que se lo mueva suavemente, eso sí, que no intente sacárselo, porque si no está listo para caerse, la raíz quedaría más propensa a una infección y eso no sería divertido.

Cuando los dientes de leche están flojos (como es el caso de Pedri) tardan en caerse y hay que tener paciencia. Lo bueno es que la pérdida de los dientes de leche es raramente dolorosa, y cuando esto pasa, el dolor puede verse aliviado con un analgésico tópico o con ibuprofeno. Lo más seguro es que el dolor se vaya rápidamente; de no ser así, es mejor llevarlo a su dentista.

Y luego, cuando aparecen los nuevos dientes, los especialistas recomiendan lo siguiente:

– No te asustes si son muy grandes, es normal!

– Además, los nuevos y permanentes dientes son menos blancos que los de leche y más filudos, ya que no se han gastado aún.

– Aunque es poco común y es temporal, también puede pasarte el fenómeno de los “dientes de tiburón”, en que los permanentes salen antes que los de leche se caigan, formando dos hileras.

– Cuando aparecen los dientes nuevos, el cepillado es más importante aún. Para asegurarte de que tu hijo lo haga correctamente, supervísalo mientras más puedas!

– Un dato que yo no tenía idea tiene que ver con el cepillo: yo usaba los mismos (le he comprado muchos) por varios meses. Bueno, los dentistas recomiendan cambiarlos cada dos o tres meses máximo, para reducir la proliferación de bacterias y mantener el cepillo en óptimas condiciones. Cuando llevé a Pedri en enero al dentista, me hizo botar todos los que tenía!

– Y bueno, lo más importante: lleva a tu cachorro al dentista dos veces al año. Una buena y sana dentadura en nuestros hijos es 100% nuestra responsabilidad, no nos dejemos estar!

Fuente: Babycenter 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: