Las horas de sueño en los niños son fundamentales para su salud física y mental

por Manana en Ago 3rd, 2016

niño durmiendo

Nunca voy a olvidar lo insistentes que eran mis papás, cuando yo era chica, de la necesidad de que me durmiera temprano. No sólo que durmiera hartas horas, sino que éstas fueran desde antes de las 9 PM. Como tantas otras cosas, pensaba que lo hacían por joder, para que nos durmiéramos temprano y al fin ellos pudieran descansar, pero había una razón súper fundamentada! Hace poco, la Academia de Medicina del Sueño de Estados Unidos elaboró una guía que reunía las opiniones de decenas de especialistas que llegaron al consenso unánime de que el hábito de dormir es clave para tener una mejor atención, memoria y aprendizaje, así como regular las emociones y la conducta.

El estudio sugiere promover el hábito de dormir desde la Infancia temprana, para así al alcanzar la adolescencia, los niños siga durmiendo el tiempo suficiente.

Estos hábitos, como señalamos, son súper beneficiosos para nuestra salud, asociados a mayor capacidad de atención, regulación emocional y calidad de vida, fomento de la memoria, entre muchos otros beneficios.

Indispensable es la calidad del sueño, porque un niño puede dormir a horas no adecuadas o en forma fragmentada, lo que deteriora la calidad del dormir.

Tiene todo el sentido del mundo. No hay nada peor que andar con sueño, o tener que funcionar al otro día después de haber pasado pésima noche, dormir a ratos, mal, a sobresaltos o no lograr conciliar un sueño reparador.

Y respecto a la bendita y tan añorada siesta, los especialistas recomiendan suprimirla alrededor de los cinco años. Que fome, si es tan rico dormir siesta!!! Pero ellos sugieren saltársela para privilegiar la calidad del sueño nocturno o hacer un reposo de no más de veinte minutos.

Y aquí va una guía del tiempo necesario que los especialistas sugieren considerar al momento de dormir, según la edad de los niños y adolescentes, que les puede servir para evaluar cómo están durmiendo sus hijos:

  • Niños de cuatro a doce meses (incluidas las siestas): 12 a 16 horas
  • Niños de uno a dos años (incluidas las siestas): 11 a 14 horas
  • Niños de tres a cinco años (incluidas las siestas): 10 a 13 horas
  • Niños de seis a doce años: 9 a 12 horas
  • Adolescentes de trece a dieciocho años: 8 a 10 horas

Fuente: El Mercurio

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: