Llegó el invierno: bienvenidas enfermedades

por Lili en May 28th, 2013

Ya empezaron los días fríos, feos, grises y con ello las típicas e ineludibles enfermedades, resfríos varios, gripes, influenza, bronquitis, virus por todas partes y nuestros cachorros súper expuestos a ellos. Yo ya con dos niños y uno en el jardín, es casi imposible no contagiarse ni contraer las típicas enfermedades de la época. Ya he pasado por los adenovirus, enterovirus, rotavirus, otitis y faringitis, y la verdad que ha sido agotador!!!!!

Las mamás primerizas empiezan a experimentar estos síntomas como algo natural, en algunos casos, en otros nos alarmamos ya que no sabemos qué pasa sobre todo cuando nuestros hijos son chicos y no pueden decir “me duele al guata o la garganta”. Creo que aquí es súper importante no desesperarse y correr a la urgencia de la clínica más cercana, sino que más bien observar con tranquilidad para poder ayudar de mejor manera a nuestros cachorros.

Cuando tienen menos de un año es bien difícil, ya que no hay mucho que le podamos dar, excepto si presentan fiebre, unas gotitas de Paracetamol (se calculan 3 gotitas por kilo de la guagua) o supositorio. Si tienen moquitos, es súper importante hacerles una buena limpieza nasal ya que ellos por sí solos no saben expulsar la mucosidad y tampoco pedir que les suenen la nariz. Para eso les recomiendo usar Sterimar, una solución de agua de mar 100% natural, que ayuda a limpiar y remover la mucosidad, para luego aspirarla con las famosas peras. Lo otro que les recomiendo es una sonda para aspirar, que se les pone en la nariz y uno succiona con la boca. Es mucho más efectiva que la pera, eso sí no la venden en las farmacias, sólo en lugares especializados (hay una tienda al frente de la clínica Alemana donde la pueden comprar). Esto ayuda bastante para que nuestros cachorros puedan respirar bien y no se ahoguen, sobre todo en las noches.

Si ya tienen más de un año, podemos recurrir al Ibuprofeno en jarabe, Diclofenaco para el dolor de oídos o garganta, descongestionante nasal, gotitas para el dolor de guata (Idon, por ejemplo), supositorios, entre otros y obviamente ir observando cómo se comporta después de haberle entregado el medicamento. Obviamente si surgen más dudas hay que llamar al pediatra, pero lo importante es poder tener a mano alguno de estos remedios por si la emergencia ocurre durante la noche.

Si vemos que nuestro cachorro está obstruido, es bueno ponerlo por unos segundos a respirar el aire helado del congelador. Puede sonar un poco extremo, pero el frío los ayuda a despejar las vías respiratorias. Lo mismo en caso de obstrucción nasal, darle un baño de tina caliente y tirarle chorros de agua por la nariz para provocar el estornudo y el despeje de la vía.

Muchas veces nosotras cuando estamos resfriadas recurrimos a la típica limonada con miel. A los cachorros menores de dos años de edad no se le puede dar miel, ya que ésta contiene esporas que en el intestino delicado de las guaguas puede causar una enfermedad llamada Bolulismo, por lo que tengamos mucho cuidado con eso!

Estos tips pueden ser de utilidad cuando estamos en la casa, obviamente como les dije anteriormente, es muy importante observar y ver que nos dice nuestro instinto. Si vemos que nuestro cachorro está muy decaído, sin ganas de comer ni jugar y luego de haber probado algunos remedios la enfermedad no pasa, debemos recurrir a nuestro pediatra.

Lo más importante ahora es tener mucho cuidado con los cambios bruscos de temperatura, abrigarlos bien si salimos al exterior (sobre todo taparle las orejitas, nariz y boca) y si estamos en un lugar cerrado sacarles un poco la ropa, para que no nos molesten con el típico dicho “mas abrigado que hijo único”. Nunca es bueno sobre abrigarlos y tampoco dejaros muy piluchos, cada mamá sabe y el instinto no falla!!!

Darles a nuestros cachorros frutas y verduras ricas en vitamina A y C, como son la zanahoria, papaya, naranja, mandarina, limón y piña, entre otras que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico o también lo podemos hacer con algún complemento vitamínico (preguntar al pediatra). Y obviamente lavarse las manos con frecuencia, nunca está demás andar en la cartera con un jabón o alcohol gel, ya que los bichos están en todas partes.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: