Mamá Invitada: ¿Cómo afrontar una separación?

por Lili en Mar 28th, 2014

papas separados

La verdad es que hacía tiempo que quería escribir desde mi humilde experiencia lo que ha sido vivir una separación, con un pequeño de dos años. Quería contar mi reflexión pues yo también soy hija de padres separados y me asustaba mucho cometer los mismos errores con mi hijo.

Después de estar casi 10 años juntos, de ir a terapia e intentar reconstruir nuestra relación, decidimos separarnos. Con mucho dolor, sentimos que era algo que debíamos hacer, teníamos a un pequeño hijo de quien preocuparnos y eso era doloroso. Aún cuando intentamos no discutir delante de él, sabíamos que él lo sentía y nos lo hacía saber con enojos.

Si bien, uno intuye más o menos como manejar ciertas situaciones, preferimos asesorarnos un poco para saber cómo debíamos enfrentar la separación y qué cosas debíamos hacer con nuestro hijo para que fuera lo menos doloroso posible. Así fue como emprendimos este quiebre, con dolores y tristezas pero también con mucha esperanza de que todo era para mejor.

Algunas de las recomendaciones fueron que debíamos continuar con sus rutinas, explicarle que la mamá y el papá se habían separado por que discutían mucho, pero que tanto la mamá y el papá lo amaban mucho y que siempre estarían con él; debo decir que esta parte es durísima pues vives el día a día y el proceso es muy triste… pero pasa.

Sentí que a pesar de mi dolor, era un momento de amor y contención para mi hijo…y hoy, después de 8 meses, debo decir que era exactamente lo que debía hacer, es una etapa de altos y bajos, pero que con el tiempo aparece la calma.

Desde un principio decidimos fijar horarios de visita, intentamos mantener sus rutinas en ambas partes para que se sintiera seguro, y lo más importante, procurar no fallarle si se le prometía algo.

Pensar siempre en el bienestar de nuestro pequeño, ha hecho que nuestra relación también mejore, y nuestro hijo lo nota. Los niños, por más pequeños que sean, entienden todo y así fue como lo enfrenté, con honestidad, calma y sin auto exigirme estar “perfecto”.

Logramos estipular desde un principio la coordinación de los dineros a través de una mediación familiar, esto es bien duro pero sentí había que hacerlo desde un inicio del quiebre de pareja en beneficio de los hijos y de las relaciones entre los ex.

Lo que siempre tuvimos claro con mi ex, era que aún cuando la primera etapa de la separación es muy triste y llena de rabias, debíamos siempre intentar llevar una sana relación por nuestro hijo.

Otro tema fueron las fiestas y vacaciones, logré coordinarnos en que cada uno pasara una fiesta con él, similar con las vacaciones, dos semanas con cada uno, eso sí, siempre explicándole a nuestro pequeño los planes; mientras estuvo con el papá, realizaron viajes cortos, lo que me permitió verlo y de cierta manera estar disponible en caso que lo necesitara.

Como consejo, que aun estoy en proceso de ello, es entender que ahora tu hijo tiene rutinas en dos casas, y que es necesario asumir que en cada casa tendrá diferentes costumbres, que estar con el papá es diferente a estar con la mamá, y no intentar exigir que sea lo mismo que en tu casa.

Solo decir que queda mucho camino por recorrer, se que cada día aparecerán nuevas dudas y nuevos desafíos, y habrá que intentar abordarlos desde el corazón; solo hablo desde mi experiencia y de lo que he sentido que debía hacer… espero que de algo contribuya a mujeres en situaciones similares.

Hoy veo a mi hijo y es un niño feliz, sano, amado por sus padres y por ambas familias… es verdad cuando dicen que el tiempo cura todo.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: