Mamá Invitada Sarita Calvo: Aló, ¿podría hablar con mi cachorrita por favor?

por Lili en May 30th, 2014

20140418_183015

Cuando mi cachorra pescó mi celular y se lo puso en la oreja por primera vez, la verdad es que estaba chocha. ¡Fue toda una gracia! Su papá y yo nos matamos de la risa por lo “pilla” que es.

Pero después de unos días me empecé a cuestionar esta imitación. ¿Tanto hablo por teléfono cuando estoy con ella que fue la primera acción mía que ella imitó? Igual fuerte la respuesta…

Pero no soy la única. Me puse a observar y en verdad es HEAVY. En la plaza está lleno de mamás “jugando” con sus cachorros pero en realidad no interactúan con ellos,  sino que están metidas en su Smartphone.  Incluso mientras columpian a sus hijos, juegan a las escondidas o hablan con ellos. Están todas inmersas en la tecnología. Y los papás no se salvan.

Este escenario se repite en los parques, cumpleaños, malls y lo que es peor, en las casas. Y me declaro culpable,¡¡¡ muy culpable!!! Porque me empecé a dar cuenta que empiezo mi día viendo el celular y lo que es peor muchas de las actividades que hago con mi Amalia las interrumpo para “sapear” algún mensaje de whast up o foto en instagram. Y no es intencional, ya es casi natural estar con ella y mirar de reojo mi Galaxy. Cuando le doy comida, la baño, paseamos en el coche, la hago dormir y varios etcéteras.

Nada más que decir que esto está MUY MAL.  No creo que nadie lo discuta, pero es tan normal en nuestra generación que no nos cuestionamos el ejemplo que estamos dando y todo lo que dejamos de entregar y educar por esto.

Por eso me propuse que cuando estoy con mi hija, estoy sólo con ella, nada de facebook, mails ni twitter.  Y aunque suene fácil hacerlo, pucha que cuesta. No quiero parecer la mamá ultra mega exagerada, en verdad que no lo soy…. Está bien andar con el celular y mirarlo de vez en cuando, simplemente no a cada rato cuando supuestamente estamos pasando tiempo de “calidad” con nuestros hijos.

Invito a todas las mamás a hacer la prueba y creo que les va a pasar –igual que a mí- que sin el celular en la mano, se les ocurren más juegos, canciones y les sacan varias risitas más a sus cachorros.  Y si quieren jugar al teléfono, no hay problema, mientras sea de a dos y no sólo de la mamá con su aparatito.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: