MI PROPÓSITO CON PEDRO: PONER EL FOCO EN LA DIGNIDAD

por Manana en Nov 10th, 2014

10806357_727455290672064_3908183975555310528_n

He tenido ganas hace días de escribir de la tremenda batahola que se generó con el libro “Nicolás tiene dos papás” del Movilh. No es necesario contextualizar porque me imagino que todas estamos al tanto de la polémica que ha generado por el tema de poner estos libros en algunos jardines infantiles.

He escuchado, leído y reflexionado harto de todo esto. Mi hijo Pedro tiene tres años y va al jardín, por lo que creo que tengo la responsabilidad de interiorizarme y fijar, con mi marido, los lineamientos de cómo vamos a criar a nuestro hijo.

Hay un punto que me parece súper interesante de rescatar y que representa mi opinión respecto al tema. Quiero criar a Pedro desde la aceptación de la diversidad como algo NATURAL. Sin tanta explicación ni parafernalia, simplemente mostrarle en los hechos cotidianos que todos somos distintos, en nuestra ideología política, color de piel, capacidades, religión, identidad sexual, etc. Y si bien eso nos hace diferentes, también se enmarca en algo natural. Creo que cuando permito que Pedro vea y experimente con distintas realidades, no sólo lo hace una persona más íntegra, sino también está contribuyendo a darle herramientas para enfrentar la adversidad o las diferencias, cuando sea un adulto.

En mi colegio había una política educativa de inclusión. Había niñas autistas, con discapacidad auditiva, con síndrome de down y con otras capacidades distintas. Y creo que eso me hizo ahora, de adulta, entender que si bien hay diferencias, no veo la sociedad como desintegrada por entender que debemos vivir todos juntos y con dignidad. Finalmente que compartiéramos con niños con otras capacidades (o discapacidades) tuvo un efecto “win-win”, en que ellos ganaron por que les permitieron ejercer su derecho a estudiar en un colegio como todos sus pares, y yo gané en vivir desde chica con distintas realidades que me permitieron ser más integradora ahora, de adulta. Y asimismo, eso me permite tener más herramientas para enfrentar la adversidad, si me tocara.

Entiendo que hay distintas posiciones respecto al tema y hay que partir de la base de que tolerar las opiniones es el “desde” para sentarse a conversar. Pero yo quiero que mi hijo vea las diferencias como algo natural y no raro. Creo que los niños son muchos más inteligentes de cómo uno los pinta, entienden a la primera y no a la cuarta. Si educo a un niño que acepte y dignifique las diferencias, voy a formar a un adulto que no maltrate, que no haga bullying en la adolescencia, que no discrimine cuando sea jefe, y que sepa enfrentar las vicisitudes de la vida cuando sea marido, papá y amigo.

Así es que no me da miedo que Pedro lea el libro “Nicolás tiene dos papás” en su jardín. Finalmente, si fuese homosexual, en ningún caso un libro va a definir su identidad sexual en un futuro. Depende de nosotros promover una sociedad más integradora precisamente para hacerle más amigable, en el futuro, la vida a nuestros hijos y nietos.

 

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: