NO HAY INTERNET: JUGAR COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS

por Manana en Mar 18th, 2015

pedro colbun

Hace un par de semanas nos fuimos de camping los tres. Queríamos conocer el glamping del que les habló la Lili en un post anterior (www.lodgecolbun.com) y quedamos maravillados con la experiencia. Eso sí, nunca se me pasó por la cabeza lo que era estar tres días sin internet para ver monos. Les puedo sonar lo más ridícula que hay, pero en verdad los monos animados, el celular, el iPad o lo que sea que usemos como “pantalla”, por Dios que saca de apuros.

No había señal ni televisión. Era un camping en la mitad del bosque en el lago Colbún, donde además como fuimos en término de temporada estábamos solos. Un sitio precioso, donde el silencio llega a dar nervio, con poca luz (en la noche usábamos linterna) y durmiendo en carpa, sin ninguna posibilidad de un poquito de señal para ponerle videos, películas o monos a Pedri.

carpa

Y allá conversamos cómo han cambiado las cosas. Cuando éramos chicos nosotros nos entreteníamos tardes completas jugando en el patio o en la casa, sin tele, sin internet, sin tecnología. Pura creatividad! Y quizás nos aburríamos, pero había que entretenerse con algo e íbamos inventando juegos en el camino.

Así es que en esta ocasión tuvimos que hacernos la idea de que así como fue nuestra la iniciativa de ir de camping para que Pedro viviera la experiencia, teníamos la responsabilidad de hacérselo entretenido. No es su culpa haber nacido en otra época, él creció viendo monos y con internet a la mano! Así es que nos dedicamos a hacer excursiones, jugar con piedritas, inventar juegos con tierra y bichitos, hacer “aventuras” de noche con linterna, buscar arañas y cosas distintas a las que tiene en su casa, y un sinfín de etcéteras.

pedro explorando

Debo reconocer que se me hizo un poco difícil. A ratos yo quería descansar y disfrutar del maravilloso silencio del lugar, pero me sentía culpable si Pedro se aburría. Le mostré lo distinto que era ese paisaje de su casa, la calma y la tranquilidad. Pasamos de un día para otro a estar con la tele en volumen 20 (cuando lo normal es tenerla en volumen 7) a escuchar el silencio de un camping en medio del bosque sin ningún auto a la redonda.

Estuvimos tres días, y pienso que si hubiésemos estado más tiempo se habría ido acostumbrando a ese escenario. Mi conclusión es que hace muy bien sacarlos de la batahola del día a día para llevarlos a lugares donde se pueda disfrutar de lo simple, donde tengan contacto con la naturaleza y también donde puedan generar instancias de aprendizaje. Enseñarles a entretenerse con poco también es una manera de educar.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: