Peleas entre hermanos SOS

por Lili en May 4th, 2016

peleas entre hermanos

Mis niños están en una etapa súper especial, se aman y al mismo tiempo se odian: porque querían el mismo juguete, porque uno quería ver una película y el otro no, porque compiten para ver quien llega primero a tal parte o quien se come la comida antes que el otro, etc.

Y así una larga lista de razones. Los hermanos no están obligados a quererse y soportarse, cada niño tiene su personalidad, carácter y manera de ser y muchas veces pueden llevarse increíble, como también no llevarse.

En mi caso con mis hermanas somos súper cercanas, puedo contar con ellas siempre y aunque a veces tenemos diferencias rápidamente las solucionamos sin rencores.

Sin embargo, he visto otros casos donde los hermanos no se soportan, no se hablan o definitivamente no tienen onda, y aunque sean de la misma familia y vivan bajo el mismo techo  no están obligados a llevarse bien.

Creo que la hermandad también se forja y ahí los papás tenemos un rol fundamental, ya que debemos hacer de nuestro niños buenos hermanos, que aprendan a quererse, jugar juntos y arreglar las diferencias cuando las hay. Nadie dice que deben estar pegados todo el día, pero sí que exista un respeto y un cariño por el otro.

Mis niños se quieren mucho, se extrañan si uno no está y aunque pelean al ratito ya se arreglan y vuelve todo a la normalidad. Siempre les hago saber que tienen que aprender a reconciliarse, respetarse y quererse mucho, porque cuando nosotros no estemos ellos serán la extensión de la familia.

En el verano, cuando estaba con los tres en la casa (la Leonor tenía un par de meses) y los niños medios aburridos empezaron a pelear y pelear, y ya no sabía qué hacer para que dejaran de molestarse. Fue tanto, que se me ocurrió dejarlos juntos un buen tiempo (usando una idea sacada de Pinterest) y les dije que si seguían en ese plan les iba a poner la “polera de la discordia” y así fue. Agarré una polera de mi marido y se las puse a los dos, cosa que no pudieran separarse por un largo rato. Al principio lo encontraron entretenido, pero ya después si uno quería moverse el otro estaba obligado a hacerlo, así que escuché al mayor decir- “Ade ya no peleemos más”, y santo remedio!

Cada cierto tiempo saco la famosa polerita, se las recomiendo, por lo menos a mi me da bastantes buenos resultados con mis cachorros!

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: