POSTULACIÓN A COLEGIOS: NI TAN HONESTA NI TAN PERFECTA

por Manana en Abr 29th, 2015

niño al colegio

Estamos en pleno proceso de postulación a colegios de nuestro Pedro. No voy a entrar en detalles porque me extendería un montón, pero hasta ahora si bien las cosas nos han ido saliendo bien, aún no tenemos certezas de nada. Y ha sido muy pero muy estresante.

Siempre me hablaron de esta etapa como “demasiado agotadora”. Yo pensaba que la gente (mis amigas) le estaban poniendo color y se sobre-exigían mucho, pero parece que era tal cual, y peor dependiendo de cómo se den las cosas.

Me voy a detener en un punto que ha terminado por chorearme un poco. Siento que, consciente e inconscientemente, tratamos de dar la mejor impresión cuando postulamos a un colegio. Queremos mostrarle a los evaluadores que somos una familia buena, con valores, que vamos por buen camino en la crianza, que somos honestos, solidarios, contenedores, que tenemos buena comunicación, si es católico que vamos a misa todos los domingos, si nos preguntan cómo criamos tratamos de poner nuestra mejor cara, y miles de etcéteras. Y si bien pueden ser verdades, no siempre uno tiene respuesta para todo. Criar es hacerse camino al andar, y cada vez que pasa el tiempo estoy más de acuerdo con esa frase. Yo no sé bien si estoy haciendo lo correcto con Pedro; soy capaz de captar cuando estoy siendo muy estricta, o cuando estoy siendo muy dócil, o cuando estoy dándole más o menos importancia a un tema del que debería, pero al final cómo voy a aprender si no es en la práctica? Donde muchas veces es por ensayo-error.

Me ha dado un poco de decepción verme a ratos como si tuviera que convencer al entrevistador de que somos una buena familia, justa, correcta y honrada. Como que estoy “vendiendo” algo que en verdad no necesito hacerlo, porque eso puedo demostrarlo en hechos, y Pedro también es el reflejo de que no vamos por tan mal camino. Ha sido exquisito ver cómo se ha adaptado a este proceso estresante; entra contento a dar examen, nos pregunta cuántos colegios va a conocer, nos cuenta entusiasmado cuando sale de los exámenes que se hizo amigos, que conoció niños y que jugó con animales, y aunque tratemos de tomarlo todo como un juego, nos queda súper claro que él percibe que está dando una prueba. Y mi rol como mamá es hacérselo lo más llevadero posible. Porque si el sistema es estresante, quienes tenemos que contribuir a hacerlo amigable somos nosotros, los niños no tienen la culpa!

Así que ahí vamos, respirando cortito ya que estamos nerviosos por saber si quedamos o no en los colegios que postulamos. Me hace mucho ruido el tema, pero somos parte del sistema, y hay que jugar las reglas del juego. Pronto les contaré cómo nos fue, y quizás con el tiempo pueda mirar el proceso con mayor altura de miras. Por ahora, estoy nerviosa y con esta amarga sensación de que los colegios deberían sentirse honrados de tener a Pedro entre sus filas y no al contrario!

 

 

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: