Postular a los cachorros al colegio: una tarea no menor en estos tiempos

por Lili en Jul 30th, 2013

artista1

Nunca pensé que ya estaría hablando de este tema. Cuando escuchaba a muchas mamás hablando de los colegios, de los papeleos, de las entrevistas con directores, etc., yo me sentía muy ajena a ese mundo. Sin embargo, ese momento ya está llegando y se está convirtiendo en un tema de conversación recurrente con el Jose, mi familia y amigos que son papás y que ya han pasado por esto.

Algunos de ellos nos han dicho: Es peor que un parto, lejos lo más difícil que me ha tocado vivir, estresante, desagradable, por no decir que fue horroroso. Otros en cambio, nos han dicho: relájense, busquen varias opciones, sean ustedes en la entrevista, vayan tranquilos, lleven cartas de recomendación, mi hijo quedó al tiro, no es tema, tómenselo con calma.

Opiniones súper diversas, sobre todo también cuando quieres postular a tu hijo a un colegio donde ni tú ni tu marido han sido ex alumnos. En nuestro caso ocurre eso, los colegios que nos gustan no son los nuestros y para eso hay que moverse bastante para no quedar en una eterna lista de espera y no ser aceptado finalmente. Qué ridículo igual, porque al final del día lo que uno quiere es que su hijo se eduque y sea feliz, ya que va a pasar 13 años de su vida ahí. Entiendo que haya que hacer una postulación, pero no que eso signifique estrés y pasar malos ratos, debería ser todo lo contrario.

Reflexionando sobre todo el proceso y por lo que he visto y oído, creo que estamos tan mal en ese aspecto. Pareciera importar tanto en este país de donde eres, que haces, donde te mueves, y no que los niños son niños inocentes que solo quieren aprender y desarrollarse como tal. Imagínense si después de todo este papeleo burocrático resulta ser que tomamos una mala decisión y ese no era el lugar adecuando para nuestro cachorro?

Leyendo el reportaje de la revista Ya del martes pasado, donde la escritora María José Viena Gallo cuenta su propia experiencia de la postulación de su hijo a colegios tradicionales, en la cual vivió un verdadero reality show, me provoca bastante inseguridad saber si el colegio que queremos para nuestros niños será el adecuado. Donde si le preguntan a tu hijo en la prueba- ¿qué es eso? (mostrándole un círculo) y él dice- un sol, y lo dejan fuera porque era un círculo y no un sol, creo que estamos bastante mal.

Aparte todo lo que uno gasta en papeleos, trámites, y el derecho a examen, fuera de las famosas cuotas de incorporación que son bastante saladas… por suerte hemos sido ordenados y tenemos nuestros ahorros, porque la verdad es que es bastante lo que hay que desembolsar.

Más allá de todo lo que implica este proceso, estoy tranquila de lo que es Pascual, un niño sano, inteligente, alegre y feliz, qué más puedo pedir!!!! Espero no traumarlo durante este proceso, ni tampoco traumarnos nosotros, y ojalá que con mi marido tomemos la mejor decisión para él y su futuro.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: