¿Qué hacer y cómo actuar ante la picadura de un insecto en nuestros cachorros?

por Manana en Feb 11th, 2013

picadura-de-mosquito

Por Manana:

Mi gran amiga Carla tiene un hijo de casi 2 años y medio, Vicente. Es un cachorro exquisito (muy amigo de Pedri) que lo está pasando harto mal con el tema de las picaduras.

Ella no sabía, pero Vicente es alérgico a las picaduras de bicho. Como si pudiéramos evitar que a nuestros niños y a nosotros mismos nos piquen los bichos! En fin, la Carla y su marido se dieron cuenta de la peor manera; en el campo una picadura inocente pasó a ser un brote de picaduras por todo el cuerpo que de tanto rascárselas, se las infectó y terminaron en la clínica.

Hago este post porque con la experiencia de mi amiga me di cuenta que cosas propias del entorno y de las vacaciones pueden resultar una pesadilla para nosotros y peor aún, para nuestros cachorros.

Esta picadura con la que partió Vicente, y que terminó dándole una reacción alérgica en todo el cuerpo, le provocó tanta desesperación que quedó sin respiración por cerca de 20 segundos, lo que obviamente asustó muchísimo a sus papás y lo llevaron volando a la clínica, pensando que era un shock alérgico y que podía comprometerse la parte respiratoria.

Finalmente se descartó el shock, y los doctores atribuyeron la falta de respiración a la desesperación de Vicente de no poder calmar la picazón. Pobre cachorro!!

El tema es que de ahora en adelante, los papás de Vicente deben andar para todos lados con un kit de remedios. Carla nos resume así la tremenda puesta en escena que significa ir un lugar “riesgoso”. “Si sabemos que vamos a ir a un lugar donde hayan bichos, como el campo por ejemplo, dos días antes hay que darle el antialérgico que es un jarabe, eso evitará que si lo pican se desate la reacción en cadena. Además, hay que bañarlo en répelex por lo menos dos veces al día y tener enchufes de raid para poner en las piezas y en la casa; en el caso de que lo piquen tenemos un set de tres cremas para ponerle: una para cuando empiece la picadura, otra para cuando se ponga más fea y finalmente una para cuando esté infectada. También nos dijeron que para aliviar esa picazón desagradable en todo el cuerpo, un baño con agua fría ayuda mucho”.

Una lata! Y ni hablar del susto que pasaron. “Los dos nos pusimos muy nerviosos, sobre todo por ver a Vicente tan compungido con la picazón y porque dejó de respirar. Por suerte atinamos rápido y actuamos como equipo”, nos cuenta Carla.

Lo peor es que no se sabe cuándo se quita, por lo que tienen que hacerse la idea de que este “kit” los va a acompañar en muchos paseos de aquí en adelante.

Experiencias como ésta no enseñan a actuar y a entender mejor la cantidad de situaciones que pueden vivir nuestros cachorros a diario. Lo importante, como dice Carla, es actuar en equipo y no perder la calma!

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: