Su primer viaje en avión

por Manana en Jun 26th, 2013

avion

Por Manana:

Una semana antes de que Pedro cumpliera dos años, partimos a Valdivia por 3 días en avión. Tengo una gran amiga que se fue a vivir allá con su marido (Octavia y Stefano) y era la excusa perfecta porque, además, los niños menores de dos años no pagan pasaje!

Así es que partimos de viernes a lunes. Perdimos el vuelo de ida y fue una verdadera travesía salir de Santiago en otro vuelo. Llegamos 45 minutos antes del horario del pasaje en vez de 1 hora. Por esos 15 minutos no nos dejaron subir, ni las maletas ni a nosotros. Hubo una falta de voluntad tremenda de parte de LAN, considerando además que andábamos con un niño menor de dos años, pero en fin, pasado el impasse, nos embarcamos en otro vuelo 5 horas después. Ni les digo lo que fueron esas 5 horas en el aeropuerto dando vueltas, ya no teníamos cómo entretener a Pedri! Pero por suerte se portó un siete, jugaba con sus autitos en cualquier parte donde parábamos a descansar, andaba feliz mirando aviones y conversaba con quien se le pusiera al lado. Exquisito!

En Valdivia todo anduvo de maravilla. Nuestros amigos fueron súper acogedores y, aunque no tienen hijos, entendieron perfecto el concepto de andar con niños. Los horarios cambian, así como también otros factores: tener la casa calentita, no hacer paseos tan largos porque los niños se cansan, andar con mochila, mamaderas, juguetes, frazadas y coche para todos lados, etc.

valdivia 2

El lugar es maravilloso e hicimos múltiples paseos, respiramos aire puro, descansamos, cambiamos de clima y de paisajes, y para Pedro fue alucinante conocer algo distinto, mucha lluvia, rodeado de ríos, con lobos marinos a pocos metros de distancia, con un mercado que tiene tantos colores y productos distintos. Fue una aventura no sólo para nosotros, sino también para sus ojos.

Nos encantó la experiencia de viajar con él. Creo que hacer viajes cortos (en avión) no cansa tanto, y considerar llegar a un lugar confortable y con un abanico de panoramas que pueden hacerse de día, es la mezcla perfecta para no estresarse y disfrutar.

valdivia 1

El vuelo de vuelta fue más fácil que el de ida. Estábamos más descansados, era de día por lo que Pedro pudo ver mejor, y tomamos los resguardos para evitar el dolor de oídos. Le llevamos juguito para el despegue y aterrizaje y lo dejamos comer todas las golosinas que quisiera. Él también estaba de vacaciones!

Y me di cuenta de un tema no menor. Viajar con niños es impredecible. A veces se sienten mal, se aburren, les duele algo, y lloran o reclaman. Para uno el llanto de su hijo puede sonar como música de fondo, pero para el resto es una tortura y hay gente que no está acostumbrada a eso. Sin ir más lejos, antes de tener hijos decía “ojala que no me toque una guagua al lado”… que pena que ahora empatizo el doble con esa mamá desesperada porque su hijo llora y llora!

kunstmann 2 (1)

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: