Una maternidad diferente

por Lili en Abr 13th, 2016

la foto (3)

Después de unos meses ausente quiero empezar a retomar mi vida poco a poco y sobre todo escribir que es algo que me apasiona. La verdad es que con esta tercera guagua me hice miles de expectativas, ya que como dijimos con mi marido que sería la última, siempre pensé que me la iba a aprovechar al máximo, que le iba a dar papa lo más que pudiera, que no me despegaría de ella ni un segundo y que trataría de no repetir los mismos errores que con los otros.

Y bueno, uno planifica y la verdad es que nada salió como pensé. A fines del año pasado nos cambiamos de casa y empezamos lo que sería nuestro proyecto de vida. Todos sueñan con tener “la casa propia”, un patio para que los niños disfruten, recibir a la familia y a los amigos cómodamente, tener espacio, etc. No alcanzamos ni a disfrutarla, cuando un día de febrero entraron 4 delincuentes encapuchados a las 2 am a la casa, nos amarraron y se llevaron todo lo poco de valor que teníamos en ese momento. Ha sido la experiencia más traumática que hemos vivido hasta ahora, no tengo palabras para decirles lo que se siente pasar por una cosa así, pensar que puedes morir y con una guagua de 3 meses al lado tuyo.

Gracias a Dios los niños no se despertaron y nunca se enteraron de nada, pero todo lo que ha venido después de eso fue lo que me dejó como en un paréntesis. Vivir asustada constantemente, no poder ser la mamá que quería ser para la Leonor, se me cortó la leche de puro nervio, dormía todo el día porque llegaba la noche y con mi marido no pegábamos un ojo. El susto de apoderaba de nosotros y el estrés post traumático es una enfermedad que si no se trata a tiempo puede dejar secuelas. Y en eso hemos estado este tiempo, en terapia, muy acompañados y levantándonos como familia otra vez.

Mis niños aunque no lo vivieron sospecharon que algo había pasado, porque preguntaron por sus cosas que ya no están, el auto familiar, el Ipad, etc. y ven a los papás diferentes, más apenados y sin mucho ánimo de hacer cosas.

Al final de todo esto, lo que hemos sacado en limpio es que tenemos una súper red de apoyo, una familia impresionante que no nos ha dejado solos ni un solo día, que alojan con nosotros y hacen turnos para venir a acompañarnos en las noches. También nuestros amigos, que son la familia que uno elige y pucha que somos afortunados porque estamos rodeados de puras buenas personas, los amigos de la vida, de la universidad, hasta las mamás del colegio de Pascual que se han ganado un lugar muy importante en nuestras vidas a pesar de lo poco que nos conocemos.

Ahora que la tranquilidad y la calma vuelven poco a poco a nuestras vidas, quiero empezar a retomar lo que dejé en este paréntesis, sobre todo ser mamá, esposa, retomar mi trabajo y a escribir este blog para ustedes.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: