VIAJAR SIN LOS NIÑOS: ¿CÓMO LES EXPLICAMOS?

por Manana en Ago 17th, 2015

jamaica

Hace unas semanas nos tomamos una mini honey moon con mi marido. Nos fuimos una semana a Jamaica, aprovechando de estar solos, tomar sol, descansar y hacer un alto en este intenso año.

Fue tema cómo le íbamos a decir a Pedro. Ya tiene cuatro años, entiende perfectamente lo que son “las vacaciones”, y asume que él va con nosotros a todos lados. No es fácil explicarle que vamos a salir solos por opción (y no por trabajo), ni menos decirle que vamos a una playa increíble a puro pasarlo bien durante toda una semana, cuando en Santiago estamos en pleno invierno.

Lo hablamos con varios amigos que lo habían hecho, y seguimos sus consejos, adaptándolos a nuestra relación con Pedri. Me pareció interesante compartirlo con ustedes porque siempre puede servir de ayuda en caso de que estén en la misma situación y, tal como yo, les complique un poco que sus hijos resientan estas decisiones.

Primero, le contamos a Pedri sólo un par de días antes. Aunque él ya sabe diferenciar entre día de la semana y fin de semana, no le es tan fácil dimensionar los tiempos a mediano plazo, entonces no nos pareció que tuviera sentido contarle con tanta anticipación. Pensamos que sólo iba a alimentar su ansiedad por saber cuándo nos íbamos.

Cuando le contamos, “decoramos” un poco el viaje. Le dijimos que íbamos a viajar por trabajo (y no por placer), porque de esa manera creíamos que iba a asumirlo como un deber nuestro, y no como una opción. Se que pueden pensar que es malo mentirles a los hijos, yo también lo creo de hecho, pero en esta ocasión creímos que era lo más óptimo. No es fácil explicarle a un niño de cuatro años que queremos viajar solos porque es importante para la relación de pareja, y que no tiene nada que ver con él obviamente.

También optamos por decirle que el viaje era en avión. Así podía comprender mejor que, si en algún momento quería que volviéramos, no era llegar y hacerlo, y por lo mismo tenía que tener paciencia. Que al viajar en avión los tiempos eran más largos, por lo tanto no íbamos a poder comunicarnos a cada rato y no nos íbamos por sólo una noche o dos.

Por último, le dijimos que iba a quedarse en su propia casa, con su perro, gato y juguetes. Lo que iba a ser verdad en un inicio, lamentablemente no resultó, porque cambiaron los planes y mis papás lo cuidaron en su casa, y no en la nuestra. Pero creímos importante que estuviera en su lugar, con sus comodidades, sus mascotas, su cama, etc.

Todo esto creemos que algo ayudó a reducir la ansiedad de Pedri. Obviamente nos echó de menos, y es lo más normal del mundo. No va a ser ni la primera ni la última vez que viajemos solos, pero nos pareció lo más sano para todos armar una respuesta común y además, adaptándola a sus cuatro años.

 

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: