Y ahora somos 5: Bienvenida Leonor <3

por Lili en Dic 1st, 2015

leo y mama

Y al fin nació mi cachorra, después de 40 semanas y dos días de embarazo! Costó, ya que todos me decían que el tercer parto sería mucho más fácil y rápido, pero la verdad en mi caso no fue a así. Fue una espera larga pero ahora puedo ver sus frutos, tener en mis brazos a esta guagua exquisita, madura, de término, tranquila, que se devora su pechuga y la verdad nos da puro amor y felicidad.

Nació el jueves 26 de noviembre a las 13:25, un parto normal maravilloso, tranquilo, sin ningún problema. Pesó 3 kilos y medio y midió 51 cm, batiendo récord, ya que mis otros niños fueron mas chiquititos.

leo despierta

Ahora que llevo un par de días en la casa con ella me doy cuenta lo importante que es respetar los tiempos, no apurar nada. Muchas veces como mamás estamos cansadas en la última etapa del embarazo, queremos que “nos saquen la guagua ya”, porque entre los otros hijos y la panza no damos más. Pero la verdad, y lo he experimentado con la Leo, los cachorros llegan cuando tienen que llegar, cuando están listos para que este mundo los reciba, maduros, desarrollados correctamente, etc. Por ejemplo, apenas nació mi guagua me la pusieron en la pechuga y ella la agarró perfecto y ahí se quedó conmigo mucho rato. Tuvimos un apego exquisito, mi marido la limpiaba y entre los dos la contemplábamos maravillados, felices de que todo estaba bien y ella muy tranquila, nunca más lloró porque estaba pegadita a mí.

leo y pasqui

leo y ade

También en estos días he podido ver las reacciones de mis niños con ella, ellos estaban muy expectantes, ansiosos y cuando la conocieron fue amor a primera vista. Sin embargo, la Adelita esta más celosa, tiene pataletas si no le decimos que si a lo que quiere, y está todo el rato queriendo tomarla, tocándola, etc. Pascual más cauto, pero igual cada vez que puede le da besos o alguna caricia. Si bien los hermanos también tienen que hacer su “apego” o contacto con la guagua, hay que tener mucho cuidado sobre todo en los primeros días, ya que son muy frágiles y muchas veces los niños no saben medir la fuerza de sus “cariños”.

En estos días con mi nueva cachorra he podido seguir aprendiendo y sorprendiéndome de la maternidad y de lo maravilloso que es dar vida. Gracias a mi marido que también cumple su rol de manera excepcional y a mi familia por ser siempre mi pilar incondicional.

Comentarios en Facebook:

Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: